post-thumb

Desde hace algunos milenios, primero la filosofía, y luego la ciencia, son las que han profundizado en gran medida la comprensión de cómo el ser humano percibe la realidad, como es el proceso de su conocimiento, como recuerda las cosas, como las razona, como se adapta a las circunstancias, como se puede ser más inteligente, etcétera.

Con los avances de las ciencias de la computación, se han buscado nuevas formas para entender los procesos de pensamiento e incluso imitar sustituirlos por maquinas pensantes, como es el caso de la Inteligencia Artificial.

Aunque son innegables los progresos alcanzados, aún nos encontramos con obstáculos, en primer lugar el que una máquina se le atribuya el poder pensar y el sentir, provoca un rechazo natural y vuelven las preguntas por muchos tal y como mantenían a los precursores ¿pueden pensar las computadoras?, ¿son capaces de aprender?, ¿Se podría establecer entre las máquinas y nosotros cierta empatía?

El filósofo Jhon Searle dice que el simple hecho de que una máquina no biológica se le denomine inteligente ya es una incoherencia, pero por otra parte no son pocos los que aseguran que las máquinas puedan llegar a pensar y modificar su programación en función de la experiencia adquirida aunque los filósofos enfatizan que no habrá un yo que sepa lo que realmente está haciendo la máquina.

Seamos realistas, somos poco conscientes de una buena parte de lo que sucede con nuestras mentes, sabemos cómo el cerebro produce las neuronas, pero muchas otras cosas de lo que pasa  con lo que llamamos “mente” aún falta conocer y a pesar de los avances en las neurociencias y de que muchos suponen saber cómo es que los seres conocemos y pensamos y si realmente deseamos implementar y dotar de inteligencia a una máquina, debemos realmente avanzar en la comprensión y conocimiento natural de nuestros cerebros para simularlos en una máquina.

El padre de la Inteligencia Artificial aunque no precisamente usó el termino como tal, es Alan Turing, en su tesis planteaba la pregunta si las computadoras podrían pensar y logró unir la Lógica humana con la lógica computacional, los cimientos los produce Turing y hoy le debemos el poder pensar algorítmicamente en gran medida.

Estos avances en materia cognitiva para poder implementarlo en la maquina, ese pensamiento algorítmico, esa matemática digital y mucho más que hoy en día tiene apasionados a los programadores de cómputo y a los digitales de corazón se lo debemos a Alan Turing, ha sido impresionante tratar de unificar la lógica humana con la lógica digital y si las aplicaciones inteligentes de tus aparatos electrónicos, el poder encontrar las mejores rutas con los programas de los teléfonos celulares, el control domótico, y mucho más, no fuera posible sin esa unificación en el pensamiento humano con el pensamiento máquina.

Nos  falta mucho pero los avances son significativos y los debates son inminentes, sin duda alguna las réplicas que se han realizado en este tema de la Inteligencia nos dan un panorama de que tendremos pronto otro Turing tratando de descifrar ENIGMAS…

Link al artículo: https://www.atiempo.mx/editoriales/la-maquina-y-el-humano-javier-rios-gomez/